2 min read

Las 4 claves para tomar el control [#009]

Las 4 claves para tomar el control [#009]
"El mayor enemigo del éxito y la felicidad es quedarse anclado en las emociones secundarias".

Las emociones secundarias son aquellas que disparamos luego de un hecho concreto desde nuestra mente, por ejemplo si nos golpeamos con la silla podemos sentir dolor y frustración como emoción primaria, pero luego de esta primera emoción(que dura unos segundos) nuestra mente puede generar y quedar anclada en una emoción secundaria como la culpa, la autocompasión, la ira, el sentimiento de inferioridad, diciéndonos por ejemplo, "siempre me pasa los mismo me golpeo con todas las cosas"  así que si tu objetivo es progresar, debemos entender los cuatro factores claves que las desencadenan:


El primero es la justificación. Es fácil justificar las emociones secundarias y, al hacerlo, les das legitimidad. y estos pensamientos negativos tienden entonces a perdurar, impidiendo que sigas adelante y descartes esos sentimientos. Cuando dejes de justificar, podrás adoptar una mentalidad más positiva.


El segundo factor es la racionalización. Significa que tiendes a inventar excusas sobre las cosas malas que has hecho, en un intento de racionalizar un comportamiento cuestionable. Cuando la gente racionaliza, siempre se presenta como la víctima en cualquier circunstancia.


El tercer factor es la hipersensibilidad al trato de la gente. Cuando las personas se preocupan excesivamente por las opiniones de los demás, tienden a experimentar una serie de emociones secundarias displacenteras. Al fin y al cabo, siempre habrá alguien que tenga una opinión negativa de ti.


El cuarto factor es la culpabilidad. Cuando culpas a otras personas de tus problemas, significa que no estás dispuesto a asumir la responsabilidad de tu propia vida. Puedes acabar abrumado por emociones negativas que se convierten en un obstáculo para tu crecimiento.


La mejor manera de combatir las principales causas de los sentimientos negativos y de tomar las riendas de tu vida es aceptar la responsabilidad. Eres responsable de tu vida y de tus decisiones.


Determina tu locus de control. Si es un locus interno, significa que sientes que tienes el control de tu destino. Por el contrario, las personas con un locus de control externo sienten que están controladas por factores externos. Pierden la confianza y la fuerza.

No renuncies a tu poder sediendo a estas emociones.

Un saludo, Mariano Ravinale de Habilly.

P.D: Si te gustó esto y quieres recomendar este newsletter a tus amigos, puedes decirles que se suscriban en este enlace.